21 de abril de 2018

UNA VENTANA ABIERTA. EL BUEN PASTOR. CON LA HNA. CARMEN PÉREZ STJ

El buen pastor ofrece la vida por las ovejas. Vivamos realmente estas palabras. Cristo obedeciendo la voluntad de Dios Padre se ha encarnado, se ha inmolado en la Cruz y ha resucitado por cada uno de nosotros. Jesucristo, y nos tiene que llenar de consuelo y de fortaleza, de ánimo y alegría para vivir nuestro día a día, realiza el modelo más alto de amor, el más llenos de misericordia, de certeza, seguridad y confianza en nuestra vida. El dispone libremente de su vida, nadie se la quita, la da a favor nuestro.

¿Cómo no sentir la Providencia de Dios, su preocupación paterna por cada de uno nosotros en estas palabras que dijo Jesús y que son para siempre: “Yo soy el Buen Pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor, ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo las roba y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy el Buen Pastor, que conozco a las mías y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas”. Estas palabras de Jesucristo tienen que estar dentro de nuestro corazón, en nuestro ser más íntimo. El nos conoce, nos conoce y ama mucho que nosotros a nosotros mismos. ¡Y que experiencia nos transmite Jesús¡: igual que el Padre le conoce a Él y Él conoce al Padre nos conoce a cada uno de nosotros¡ Da su vida por nosotros, por eso es nuestra continua referencia y a Él tiene que estar dirigido nuestro corazón, nuestro entendimiento, todo nuestro ser porque es nuestro camino, nuestra verdad y nuestra vida.

ENTRE TÚ Y YO. EL DOMINGO DIA DE LA RESURRECCIÓN CON LA HNA. CARMEN PÉREZ STJ

El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice: la Iglesia, desde la tradición apostólica, que tiene su origen en el mismo día de la resurrección de Cristo, celebra el misterio pascual cada ocho días, en el día que se llama con razón “día del Señor” o domingo. El día de la Resurrección de Cristo es a la vez el "primer día de la semana", memorial del primer día de la creación, y el "octavo día" en que Cristo, tras su "reposo" del gran Sabbat, inaugura el Día "que hace el Señor", el "día que no conoce ocaso". El "banquete del Señor" es su centro, porque es aquí donde toda la comunidad de los fieles encuentra al Señor resucitado que los invita a su banquete. Para los cristianos es el primero de todos los días, la primera de todas las fiestas, el día del Señor, El domingo, por la Resurrección del Señor, es establecido como día privilegiado, día de encuentro y de fiesta, día de celebración gozosa de todos, en un ambiente de familia, en el que no tiene sentido decir “me vale o no me vale la misa”, quitársela de encima como algo externo que hay que hacer y con lo que hay cumplir. No tiene ningún sentido.

20 de marzo de 2018

UNA VENTANA ABIERTA. EL SÍ DE DIOS REVELADO EN LA CRUZ DE CRISTO CON LA HNA. CARMEN PÉREZ STJ

El sí de Dios revelado en Jesucristo en la cruz es el sí al hombre. Todo en nuestra vida, las alegrías, las penas, los sufrimientos, los trabajos, las dificultades, los éxitos, todo vivido desde el sí de Dios revelado en Jesucristo en la cruz. Es el sí a mi verdadera vida, a mi “renacer” ¿Qué nos ha traído la muerte de Jesús en la cruz? Nos ha traído nuestra redención, nuestra salvación, la vida.

Un chico después de acabar sus estudios, estaba haciendo un master difícil y que le estaba costando mucho esfuerzo. Su padre se lo había indicado sabiendo que le capacitaría muy bien para su trabajo. Estaba a punto de acabarlo, y hacía meses que admiraba un coche deportivo que vio en un concesionario. Sabía que su padre se lo podía comprar, y le dijo que como fin de todos sus estudios, y para ya empezar su trabajo, le pedía ese regalo.

Conforme se acercaba el día de la finalización de su costoso master, costoso en todos los sentidos, esperaba alguna señal de que su padre ya le hubiese comprado el coche. Cuando el chico llegó todo satisfecho con su titulación, el padre le llamó a su despacho. Le dijo lo contento que estaba de tener un hijo así y que ahora que ya iba a empezar a trabajar esperaba y quería lo mejor para él.

El grano que muere da mucha vida - V Domingo de Cuaresma

''Las reservas, intereses personales, la mediocridad, medias tintas, llevan sin lugar a dudas que el grano de trigo se ahogue entre terreno pedregoso''

Estamos al final del camino de la Cuaresma. La liturgia nos invita a pararnos un poco para reflexionar seriamente, con sinceridad, sin temor; ¿cómo estamos viviendo nuestra vida como seguidores de Jesús? Esta pregunta es de capital importancia, ya que sigue un hilo conductor que está marcado por lo que hemos estado viviendo en este tiempo litúrgico unido a la intención que muestran los griegos en el relato del Evangelio; Señor: "queremos ver a Jesús". ¿Esta amalgama de sentimientos, intenciones y prácticas cuaresmales me han llevado a una purificación en mi relación con Dios. He sido capaz de sentir con un corazón de carne, purificar mi corazón a la hora de relacionarme con mi prójimo. He sido capaz a lo largo de este proceso de ir dejando en el camino ese hombre viejo para encauzar mi vida en la alianza de un Dios que es misericordioso?

4 de marzo de 2018

UNA VENTANA ABIERTA. TIEMPO DE RENOVACIÓN Y DE GRACIA CON LA HNA. CARMEN PÉREZ STJ

“Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo. Su tiempo el nacer, y su tiempo el morir; su tiempo el plantar, y su tiempo el arrancar lo plantado. Su tiempo el llorar y su tiempo el reír. Su tiempo de callar y su tiempo de hablar”. Quizá algunos recordamos este texto del libro del Eclesiastés, un libro del Antiguo Testamento que siempre ha desconcertado. La verdad es que expone la fuerza del anhelo humano con su aspiración a lo infinito, y a la vez los límites que le coartan cuando el hombre se encierra en sí mismo.

Nuestra vida es realmente un camino que vamos haciendo, “paso a paso”. Se hace camino al andar. Los católicos vivimos un tiempo muy concreto de preparación para el gran acontecimiento que es la Pascua de Resurrección, la gran luz y fuerza de nuestra vida, su sentido. La que nos hace reconocer la llamada a la vida. Sí, la llamada a vivir cada uno de nuestros años, días, horas porque si Cristo no resucitó vana es nuestra fe.

28 de febrero de 2018

Dominicas Contemplativas... una opción para tu vida... quieres?

La vida contemplativa dominicana, surge por iniciativa de Santo Domingo de Guzmán, fruto de su corazón orante. Así, como raíz del árbol de la Familia Dominicana, y de donde todo el tronco sacie su sed, en el año 1206 reúne en el Monasterio de Sta. María de Prulla a un grupo de mujeres conversas, cuyo deseo es ser “una con Cristo”, dedicándose enteramente a la oración y la penitencia. Es así como Domingo asienta su Orden sobre el pilar de la contemplación.
La vida de las monjas dominicas, lejos de ser una realidad aislada dentro de la Orden de Predicadores, es ante todo una complementariedad maduramente sopesada, tanto del ser como del hacer:

* La monja para hablar con Dios en el silencio, orando ininterrumpidamente, pensar en Él e invocarlo.

* Los frailes, hermanas y seglares, evangelizar por todo el mundo el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Estos dos aspectos de la vida dominicana se fecundan mutuamente por la caridad y la estrecha relación entre sus miembros.

26 de febrero de 2018

Carta pastoral de Mons. Ginés García. Cuaresma 2018

ROMPER LAS AMARRAS QUE IMPIDEN EL ENCUENTRO

Carta con motivo de la Cuaresma

Queridos hermanos y hermanas en el Señor:

La Cuaresma es, un año más, la invitación a volvernos a Dios que nos llama a emprender el camino que conduce hasta la Pascua. Es este un camino peculiar, porque al tiempo que avanzamos, Él nos sale al encuentro, y toma la iniciativa. Cada etapa del camino cuaresmal es ya la experiencia de la salvación que acontece en la muerte y resurrección del Señor. En la Cuaresma se respira ya la Pascua.